Regreso

Al albur, sus párpados marcaron el son de la vigilia.
Apostada en la querencia, sin menoscabo de muerte,
navegando sobre la lava del consuelo y la luz, regresó…
Una túnica de languidez, desprecios y azogue vestía,
Musgo aturdido, cual néctar de esplendor en sus labios,
La mueca del pavor se cernía sobre su silencio.

Al pervertir el umbral, al besar el cielo de hogar,
las demudas de cortinajes mumuraron su presencia.
Hice del vacío en lecho un profundo abismo de bienvenida.
Los embrujos de la angustia espanté, con brío y celeridad.

Anhelada durante noches de galerna purulenta, apareció,
por fin y de nuevo encadenada a los tapices de noche…
Me miró a través de los embrujos del deseo y la convicción,
antes de tenderse sobre la seda compartida, con su peso imposible.

Y no concilié el sueño, mientras la creaba a mi vera, suspirándola,
Temiendo un amanecer de ceniza y hollín, de silueta nuevamente fugada.

e5a89b07ab30819dbbdab0577def220f-d2z93aq

~ por Carpathius en 12 julio 2014.

2 comentarios to “Regreso”

  1. Una prosa rica, aunque la entiendo… me pierdo un poco, hasta caer en… la seda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: