Carrusel…

Y la enredadera alzó su vuelo interior,

entre bosquejos de alma, sin consuelo…

Un terrón de azúcar como témpano aspirado

y el silencio en torno a sí mismo, vociferado.

Las tramas y texturas de la vida y el envés

Siempre fugado, siempre en curso…

Albino el corazón, en carne viva esa muerte

que, pasajera, relincha y abandera la crin del adiós.

FullSizeRender

~ por Carpathius en 14 febrero 2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: