Regreso

•12 julio 2014 • 2 comentarios

Al albur, sus párpados marcaron el son de la vigilia.
Apostada en la querencia, sin menoscabo de muerte,
navegando sobre la lava del consuelo y la luz, regresó…
Una túnica de languidez, desprecios y azogue vestía,
Musgo aturdido, cual néctar de esplendor en sus labios,
La mueca del pavor se cernía sobre su silencio.

Al pervertir el umbral, al besar el cielo de hogar,
las demudas de cortinajes mumuraron su presencia.
Hice del vacío en lecho un profundo abismo de bienvenida.
Los embrujos de la angustia espanté, con brío y celeridad.

Anhelada durante noches de galerna purulenta, apareció,
por fin y de nuevo encadenada a los tapices de noche…
Me miró a través de los embrujos del deseo y la convicción,
antes de tenderse sobre la seda compartida, con su peso imposible.

Y no concilié el sueño, mientras la creaba a mi vera, suspirándola,
Temiendo un amanecer de ceniza y hollín, de silueta nuevamente fugada.

e5a89b07ab30819dbbdab0577def220f-d2z93aq

Danza

•28 mayo 2014 • Dejar un comentario

Con el peso de las nubes descosidas,
fiel al escozor de la tinta alud,
llueves, entelequia del placer…
Un cruel llanto te nombra.
Gemido y parpadeo heredo,
Convulsión… sábana cielo
y te reconozco…
comparto luz…
lava y seda…
soy…

43bbb5c8d0317cc06a8b56198df80e4c-d4hu73t

LLAMADA

•16 mayo 2014 • 1 comentario

 

Me has llamado el brotar del faro,

me has tendido un mar de emblemas,

te has vestido de gozo y cera.

Trémula entre mis oleajes de querencia,

Semilla de tormenta, tibia a mi paladar,

Ígnea y camaleónica en el acontecer gemido.

Me has llamado, no de clamor sino de llama.

me has llamado y no hay brizna de ceniza…

Arderemos en el quebranto del plenilunio,

Con las yemas de la pasión impregnaremos

la telaraña de las cornisas sin pausa,

para asentarnos en el cifrado del placer

sin descender a los infiernos, ascendiendo,

Acaramelando siempre la dermis del deseo.

Imagen

 

Serenidad

•27 abril 2014 • Dejar un comentario

Tardas, sólo porque disuades la luz entrante

Quizás para momificar el badajo de sequedad

Tal vez con el verso de la tortura en ciernes…

Queda el regazo del abril sin techo y queda su tacto…

Queda la crin del estío y el umbral del mar ignoto

Quedan los arlequines del viento y el devenir…

Queda todo cuanto ignoro…

Harlequin_by_Junken

EFEMÉRIDE

•15 marzo 2014 • 1 comentario

Parpadeaste sobre las dunas del destiempo, como alga ilustre,

ambos tormentos del deseo anclados al más allá, sin canto,

ungidos de resignación y ceguera, sendos nichos abrasando tu luz.

Porfiaste, entre los grilletes de invisibilidad y la luna insomne,

mientras atravesabas las cavernas del recuerdo, sin pensamiento,

mientras paladeabas el escozor de la arena, sin holgura en mortaja.

El trayecto se enroscó malsano y cabizbajo entre malvas de tiranía,

escarbando la llagas de lo deslucido y el harapo del silencio…

Y, fétida, la seda no dejó que sintieras el frío del sorbo alambre,

cuando el suspiro en enramada y sus luciérnagas te saciaron de ahogo.

El más oscuro desencanto labraste a orillas del partir, guedejas de hiel.

¿Y con aquélla… cuántas otras veces habías muerto ya, bien llorada?

Que del embrujo de la despedida, bebiste tú el naufragio más eterno

y tu muerte echa raíces sobre la escena de la quietud y la lastimera,

una vez tras érase otra vez, allá en el reino de las caléndulas flotantes.

7044453c63be578bf1f5d3bcf0f996e4-d6xdne4

Tú…

•20 febrero 2014 • 3 comentarios

Allá donde los párpados ya no sienten el amanecer,

Donde las caricias son pergaminos del ayer,

Donde las raíces son quebrantos de oscuridad,

Allá donde perdí tu sed y yo encarné el mar inundado…

Allí sigo amándote, con la primera atardecida cálida,

La primera palabra deletreada por tus yemas,

El primer tirabuzón de tus suspiros y tu verdor,

El primer universo de tu persona, la primera estrella inviolable

todo aquello… en mi pequeño astro de pálpitos y besos inmortales…

the_dark_alley_by_kimeajam-d5hz6qs

Ecos…

•2 febrero 2014 • Dejar un comentario

Habías ensombrecido ya telarañas entre tus párpados,

como pétalos deshilachados de una mirada sin tiempo,

y un suspiro de engranajes en alma custodiabas,

cuando decidí llevarte en vals a la balconada del ayer,

cuando la atardecida serenaba tus heridas sin sal… muertas.

Logré quizás velar tu agonía con rimas y jirones de nieve,

con el terciopelo de mis yemas y la simbología de mis labios.

Quizás murmuré levitada pasión a tu sombra en postrer suspiro

o tu desvarío acentué con mis tardías promesas y paisajes.

El silencio y la palidez no han respondido aún en esta celda.

Mientras, en mis brazos candados, languideces inalcanzable,

Contenida y ciega, invisible y presa de tu decoro encallado.

untitled_4x5_by_dustinpanzino-d61uaz4